Leonardo Sbaraglia, embajador del cine en el Festival de Málaga/

19 de marzo de 2017

La entrega del premio honorífico Málaga Sur, reconocimiento al talento y la trayectoria de Leonardo Sbaraglia, fue el perfecto ejemplo de la sintonía entre el cine español y el latinoamericano, que celebró el Festival de Cine de Málaga en su edición número 20.

El galardón Málaga-Sur se entrega cada año -con la colaboración del diario Sur- a actores o actrices con una extensa y exitosa trayectoria profesional. Este año, el honor recayó en Sbaraglia, como forma de inaugurar la nueva etapa del Festival de Málaga de Cine en Español, que expandió su programación a los países de Iberoamérica.

La gran sorpresa de la noche del sábado 18, en el escenario del Teatro Cervantes, fue que la propia madre de Sbaraglia, la profesora de interpretación Roxana Randón, le entregó la estatuilla.

Sbaraglia es la figura de honor de la delegación argentina en la muestra, que se desarrolla hasta el domingo 26. “Creo que todo esto le está pasando a otro, es Héctor Alterio, no soy yo”, expresó Sbaraglia al recibir el reconocimiento. Ante un público conmovido, confesó que esta profesión de actor surgió en un momento en el que le “salvó la vida” y le hizo encontrar su “lugar en el mundo”, desvela. “Tenía 9 ó 10 años, mis padres se estaban separando y no sé qué pasó por mi cabeza, pero me enviaron al psicoanalista. Cuando terminé de ir empecé a estudiar teatro y me sentía más cómodo que nunca”, ha confesado.

Además, como un doble reconocimiento para el actor, descubrió su monolito del Premio Málaga-Sur en el Paseo Marítimo Antonio Banderas. Acompañado por la concejala de Cultura, Gemma del Corral, el director de Diario SUR, Manuel Castillo y el director del Festival de Málaga. Cine en Español, Juan Antonio Vigar, imprimió sus huellas en un espacio compartido con nombres representativos del cine español como Elena Anaya, Antonio de la Torre, Paz Vega, Maribel Verdú y José Coronado, entre otros.