“NADIE NOS MIRA” LOGRÓ QUE EL CINE NACIONAL TAMBIÉN SEA MIRADO EN TRIBECA

15 de mayo de 2017

En el marco del preestreno de “Nadie nos mira”, la reciente realización de Julia Solomonoff llevado a cabo el lunes 15 de mayo, CINE.AR Sala Gaumont recibió a actores, productores e invitados especiales, que vivieron otra jornada festiva de alfombra roja.

Por la suntuosa antesala del gran escenario de las películas nacionales, desfilaron los protagonistas Guillermo Pfening, Elena Roger y Marco Antonio Caponi y la realizadora, además de actores invitados como Laura Novoa, Tomás Fonzi, Cecilia Roth, Mónica Antonópulos y Jazmín Stuart.

“Nadie nos mira” es un drama encarnado por Nico, un actor argentino que emigra a New York para abordar un proyecto distinto y escapar de una relación tormentosa. Pero la propuesta queda desvirtuada y el protagonista se enfrenta con las dificultades de continuar su carrera como actor, ya que por su look no encaja como latino y su acento lo traiciona. Su orgullo le impide volver con las manos vacías a Argentina y va aceptando trabajos temporarios. Entre ellos, cuidar al bebé de su amiga Andrea. Acostumbrado a la apariencia y al ocultamiento, ese niño se convertirá en el único vínculo verdadero de Nico. Hasta que tenga que confrontar con las verdaderas razones que impulsaron su viaje y enfrentarse a su fracaso para poder, finalmente decidir quién es.

Gracias a su trabajo en “Nadie nos mira”, que se estrena el jueves 18, su protagonista Guillermo Pfening obtuvo a principios de mes el premio al mejor actor de film extranjero en la última edición del Festival de Tribeca, en Nueva York. El jurado que lo distinguió estuvo encabezado por Willem Dafoe y Peter Fonda, quienes alegaron que la suya había sido “una actuación de extraordinaria vulnerabilidad y compromiso”.

Pfening detalló que tomó su experiencia personal para interpretar el papel: “Me crie en Marcos Juárez, un pueblo muy chico, así que todo el tiempo tuve presente la mirada de los otros. Eso fue un hastío para mí desde los 16 años, cuando empecé a darme cuenta. Al ir a vivir a Buenos Aires todavía estaba pendiente de la mirada de la gente de mi pueblo y un poco me pasaba lo que a Nico: me preguntaba por qué había venido, si me iba a ir bien o si tenía que volver”.

Solomonoff destacó la importancia de poner sobre la mesa el tema de la inmigración: “La película habla de cosas que son muy cercanas para mí, de vivir entre dos ciudades y tratar de encontrar la manera de seguir haciendo cine”.